______________________________________________________________________
Subscribete

HISTORIA


EL ORIGEN DEL MOVIMIENTO DE REFORMA


1888 ORIGEN EMBRIONARIO DEL MOVIMIENTO DE REFORMA

El origen del Movimiento de Reforma profetizado entre los Adventistas del Séptimo Día, tuvo su etapa embrionaria en 1888 cuando el Señor envió el precioso mensaje de la “Justicia por Fe”, utilizando como instrumentos humanos a los pastores E. J. Waggoner y A. T. Jones

corporate headquaters

Conferencia de 1888

“En su gran misericordia el Señor envió un preciosísimo mensaje a su pueblo por medio de los pastores [E. J.] Waggoner y [A.T.] Jones. Este mensaje tenía que presentar en forma más destacada ante el mundo al sublime Salvador, el sacrificio por los pecados del mundo entero. Presentaba la justificación por la fe en el Garante; invitaba a la gente a recibir la justicia de Cristo, que se manifiesta en la obediencia a todos los mandamientos de Dios.” Testimonios para los Ministros, págs. 91,92.


Porqué causa vino el Mensaje

corporate headquaters

A.T Jones

En su misericordia el Señor viendo la triste condición del pueblo realizaba continuos llamados para salir de la condición espiritual reinante en la iglesia. La hermana White escribió:

“¿Cuál es nuestra condición en este tiempo terrible y solemne? ¡Ay! ¡Cuánto orgullo prevalece en la iglesia, cuanta hipocresía, cuanto engaño, cuanto amor al vestido, a la frivolidad y a las diversiones, cuánto deseo de supremacía! Todos estos pecados han nublado las mentes de modo que no han sido discernidas las cosas eternas” Cristo Justicia Nuestra pág. 27

“La muerte espiritual vino sobre el pueblo que debía haber manifestado vida y celo, pureza y consagración; mediante una devoción más ferviente a la causa de la verdad. Los hechos concernientes a la condición real del profeso pueblo de Dios, hablan más alto que su profesión y hacen evidente que algún poder cortó el cable que los anclaba a la Roca Eterna, alejándolos a la mar sin mapa ni compás” Cristo Justicia Nuestra págs. 31,32


El Propósito del Mensaje

El propósito del mensaje de la Justicia de Cristo era el de preparar a un pueblo para recibir, en primera instancia, y proclamar luego la luz de aquel glorioso ángel que cubrirá la tierra con su gloria.

“Si queremos recibir la luz del glorioso ángel que alumbrará la tierra con su gloria, procuremos que nuestros corazones sean limpiados, vaciados del yo y vueltos al cielo, para que estén aparejados para la lluvia tardía. Obtengamos una preparación para tomar parte en la proclamación del ángel que alumbrará toda la tierra con su gloria” Sing of the Times, 1 de Agosto de 1892


Cómo fue Recibido el Mensaje

De las declaraciones de Elena de White concluimos que este precioso mensaje tuvo una aceptación muy limitada.

“Durante casi dos años hemos instado al pueblo para que se levante y acepte la luz y la verdad con respecto a la justicia de Cristo, pero ellos no saben ni deben apropiarse o no de esta preciosa verdad. Son cautivos de sus propias ideas. No dejan entrar al Salvador.” Review and Herald, 11 de marzo de 1890


Una Elección fatal y sus Consecuencias

Dos claras alternativas fueron puestas de parte del Señor para la iglesia adventista:

1.- Si la iglesia aceptaba el mensaje de 1888 que requería un reavivamiento y una reforma…

“Si la iglesia estuviese dispuesta a vestirse con la justicia de Cristo, apartándose de toda obediencia al mundo, se presentaría ante ella el amanecer de un brillante y glorioso día, La promesa que Dios le hizo permanecerá firme para siempre.” Hechos de los Apóstoles, pág. 480

2.- Si la iglesia actuaba contrariamente a la luz del cielo, y permitiese que la apostasía crezca y prevalezca…

“Si no se manifiesta la mayor vigilancia en el corazón de la obra para proteger los intereses de la causa, la iglesia se volverá tan corrupta como las iglesias de las otras denominaciones.” Testimonies, tomo 4, pág. 513

Queda claro para nosotros, tanto por las declaraciones posteriores de Elena de White, como por los grandes cambios registrados en la iglesia adventista, especialmente durante y luego de la segunda guerra mundial cual de las dos alternativas fue tomada por la denominación.


LA I GUERRA MUNDIAL Y LA TRANSGRESION ABIERTA DE LOS PRINCIPIOS

corporate headquaters Las consecuencias de haber rechazado el precioso mensaje de la Justicia de Cristo no se hicieron esperar. Al llegar la terrible conflagración a partir de 1914-1918 en Europa, el pueblo que había recibido gran luz traicionó a su Capitán y se alejó de irreparablemente de Él.

L. R. Conradi, vice presidente de la Conferencia General y presidente de la División Europea hasta 1922.

Posición Original: No Participación

Una de las características del fiel remanente de Dios para los últimos días era la firme determinación de no portar armas, ser no combatientes en la guerra. Los pioneros adventistas eran claros en este punto, incluso tomarón una resoluciòn en la Tercera Sesión Anual de la Conferencia General

“Estamos obligados a declinar toda participación en actos de guerra y derramamiento de sangre” Review and Herald, 23 de mayo de 1865

La posición adventista original -de no participación- tuvo el sello de la aprobación de Dios. Estaba en armonía con la Biblia (Juan. 18:36; Mateo 5:43,44; Lucas 9:56; Mateo 26:52; Juan 15:14) y con el Espíritu de Profecía. La hermana White escribió durante la Guerra Civil Americana:

“Me fue mostrado que el pueblo de Dios, que es su especial tesoro, no puede empeñarse en esta guerra” ¿Por qué no? “Porque se opone a todo principio de su fe. En el ejército no pueden obedecer a la verdad y al mismo tiempo obedecer a los requerimientos de sus oficiales” Testimonies, tomo 1, pág. 437

La Gran Crisis (1914 – 1918)

corporate headquaters

Representates del llemado “Movimiento Opositor”

En 1900 la sierva del Señor advirtió a los líderes acerca de la crisis que la iglesia tendría que enfrentar en un futuro cercano:

“Las naciones del mundo están ávidas por combatir, pero son contenidas por los [cuatro] ángeles. Cuando se quite ese poder restrictivo, vendrá un tiempo de dificultades y angustia” Comentario Bíblico Adventista, E. G. White, tomo 7, pág. 978

Entre 1904 hasta 1909 la hermana White escribió el tomo 9 de los Testimonios para la Iglesia , uno de aquellos párrafos, recopilado en Joyas de los Testimonios mencionaba:

“El estado actual de las cosas muestra que tiempos de perturbación están por caer sobre nosotros. Los diarios están llenos de alusiones referentes a algún formidable conflicto que debe estallar dentro de poco” Joyas de los Testimonios, tomo 3. pág. 280

Cuando estalló la I guerra mundial en Europa, la iglesia no estuvo preparada para la prueba, sus dirigentes fueron los primeros en mostrar flaqueza en la defensa de los principios característicos del triple mensaje angélico.

La posición original de no combatientes se cambió por completo, en países como Alemania se declaraba oficialmente: “En todo lo que hemos dicho, hemos demostrado lo que la Biblia enseña: primero, que la participación en la guerra no es una trasgresión del sexto mandamiento; segundo, que prestar servicio militar en sábado no es una trasgresión del cuarto mandamiento” El cristiano y la guerra pág. 18 (declaración de tres de los principales dirigentes adventistas de Alemania).

Incluso el pastor G. Dail, secretario de la División Europea , en carta circular del 2 de agosto de 1914 instruía al pueblo: “Debemos cumplir alegremente nuestros deberes militares, sea que estemos en el servicio o seamos llamados a servir, para que los oficiales vean en nosotros soldados valientes y leales, dispuestos a morir por nuestros hogares, por nuestro ejército y por nuestra patria.

En declaración dirigida al Ministerio de Guerra , el 4 de agosto de 1914, en nombre de la Unión Alemana Oriental, firmada por su presidente, H. F. Schubert, se declaraba: “Nos hemos unido estrechamente en defensa de la patria, bajo estas circunstancias, también empuñaremos las armas en sábado.”

Ante esta posición contraria a las Escrituras y el Espíritu de Profecía, hermanos fieles que no estuvieron de acuerdo con las declaraciones de la dirigencia protestaron y al procurar mantenerse fieles, a pesar de la persecución, el encarcelamiento, la tortura y la muerte misma, finalmente fueron separados, excluidos de la iglesia.

Tanto en Europa como en Norteamérica –sede de la Conferencia General- se tenía conocimiento de los acontecimientos, pero los europeos con su práctica y los norteamericanos con su silencio, aprobaron el pecado.

Aquel pequeño grupo de fieles se mantuvo firme y se vio obligado, ante la apatía a favor de los principios manifestado por una mayoría inconsecuente con su legado, a organizarse separada y legalmente, después de todos los intentos posibles para una reforma dentro de la iglesia, como la Iglesia Adventista del Séptimo día, Movimiento de Reforma.

Es este por tanto el origen de nuestro bendito Movimiento, el remanente que deberá buscar de la mano de Jesús la pureza y santidad para pasar de ser una iglesia militante a ser una iglesia triunfante.

Historia de la Reforma en Bolivia

En 1938 desde el Perú viajaron los hermanos Carlos kozel  y J. C. León,  a Bolivia para introducir nuestro mensaje. Después de varias reuniones se estableció el primer grupo reformista en Santiago de Wata  en el departamento de La Paz.

Después  se Realizaron  conferencias en Cochabamba en el año 1948 donde se bautiza el primer miembro Boliviano el Hno. José Hinojosa. Que lleva el mensaje a Pasorapa  (Cochabamba) donde El Mensaje de Reforma  se establece y se forma otro grupo en esa localidad.

De ese grupo sale: Demetrio  Pedreazas, Jesús  Pedrazas ,  María  Pedreazas, Epifania Pedrazas , Eva Hinojosa comienza a colportar con Carmelo Palazolo se van a Cochabamba la paz, Oruro, potosí.

En la Paz se convierte Julián Fernández que viaja a Tarija y le predica a Primitivo Cardozo que lleva el mansaje a Salinas.

Del Perú viene Heraclio Vegazo  como obrero a Pasorapa.

José Hinojosa, Ezequiel Salguero, Marcos Arimosa, Ventura Tapia viajan de los Valles y se establecen en Jorochito  que pasa hacer el centro de la Obra en Bolivia.

Julián Vallejos se establece en Mairana y le predica a Francisco Laines.

En Cochabamba el mensaje es predicado al hermano Arnulfo Quinteros en el año 63.

Demetrio Colporta en las Minas de Potosi y conoce a  Tiburcio Flores que se convierte.

En Oruro conoce el mensaje José Viyarreal Escalante que viaja a Santa Cruz y dona un terreno que fue la primera propiedad del Movimiento de Reforma.

En Santa Cruz en el año 1964 se Bautiza el Hno. Magín Honor.

En el año 1966 llega de Brasil el colportor ayudado  Olindo Braga  que comienza a construir La Iglesia de Santa Cruz, La Paz.

Se construye la primer Escuela pública en Pico del Monte que es atendida  Cecilio Paucara y Rosmey Flores.

De Pasorapa la obra  se expande  por toda Bolivia. En Santa Cruz el Hno. José Viyarreal compra un  terreno y lo dona a la Iglesia y se construye el edificio donde actualmente se encuentra la sede de la Unión.

Actualmente Bolivia cuenta con alrededor de 700 miembros.

(Adaptado del libro “Historia de los Adventistas del Séptimo Día, Movimiento de Reforma, capítulos 1 al 10. Recomendamos la lectura integra de estos capítulos.)